Miguel Zenón, Alma Adentro

Publication: 80 Grados
Author: Mariana Reyes Angleró
Date: September 2, 2011

The first section of this article is about Miguel Zenón’s latest project written in Spanish, and the second section includes an interview in English with Miguel Zenón Quartet bassist, Hans Glawischnig.

Para bajar o subir el diapasón en medio de un show los jazzistas suelen recurrir a los estándar como “Caravan” o “Round About Midnight”. Ese no es el caso del saxofonista Miguel Zenón. “Yo prefiero tocar una canción del repertorio latinoamericano, siempre lo hago”. Así empezó a hacer arreglos de distintos temas del cancionero popular y lo tenía listo para tocarlo con su cuarteto cuando hiciera falta. El cuarteto lo integran el venezolano Luis Perdomo en el piano, el boricua Henry Cole en la batería y el austriaco Hans Glawischnig en el bajo, todos radicados en Nueva York.

Alma Adentro: The Puerto Rican Songbook es la entrega más reciente de Miguel. Son diez temas. Son canciones de Rafael Hérnandez, Pedro Flores, Bobby Capó, Sylvia Rexach y Tite Curet, dos de cada uno.

“Las venimos tocando desde hace bastante tiempo, al principio las tocábamos así por tocarlas. Estaban ahí como una idea bastante abstracta”. No siempre tocaban estas diez en específico. Ya cuando se convirtió en una idea formal, para hacer este disco, Miguel escogió canciones que le gustaban y que conocía bien: Juguete, Incomprendido, Silencio, Perdón, Alma Adentro, Olas y Arenas, Amor, Perfume de Gardenias y Tiemblas.

“Mi mamá era bien fanática de Sylvia Rexach, la música de Sylvia Rexach la conozco por ella”, dice sobre una de sus conexiones a la música de Alma Adentro. “A mis papás a los dos les gustaba mucho la salsa de ahí canciones como Incomprendido y Juguete. Las demás muchas de ellas son estándars, parte del repertorio latinoamericano. Las tocaba con un conjunto en la Libre”.

Alma Adentro viene después de Jíbaro y Esta Plena, proyectos en los que Miguel fusionó la música tradicional de Puerto Rico con el jazz. “A mí me funciona enfocarme de lleno en una cosa, como cuando hice Esta Plena, no quería hacer un disco de música puertorriqueña en general. Es un proceso de aprendizaje, me meto dentro de una cosa y la exprimo y después me voy moviendo”. Cuenta que el proceso de Alma Adentro fue más orgánico que los otros dos. Para la plena y la música campesina tuvo que sumergirse en esas subculturas, absorberlas bien. “Esta era música que conocía. Estudié bien las canciones, las transcribí. Los otros dos proyectos eran de música original”. Escogió dos temas de cada compositor para tener una versión más moderna y otra más parecida a la versión original. “Uno más riesgoso y otro más conservador”. Al cuarteto lo acompañan en este disco diez instrumentos de viento madera.

¿Por qué escogiste acompañarlo con diez vientos y no con cuerdas, por ejemplo?

“De las cuerdas se ha hecho bastante, quería tener un sonido un poquito diferente. Los temas originales muchas veces tenían vientos. Estaba buscando algo más parecido a lo que hacía Miles Davis con Gil Evans, buscaba más ese sonido que el sonido de cuerdas. Además Guillermo había trabajado mucho en ese formato”. El argentino Guillermo Klein estuvo a cargo de los vientos que incluyen flauta, clarinete, corno inglés y oboe. “Pensé en vientos que suenen bien diferente al alto sax”, dice Klein, “y armamos un equipo de mucha madera con agilidad y dos french horns para tener cimientos abajo. La idea era que Miguel juegue en el medio y los vientos acompañen con gusto”.

“Guillermo no conocía estas canciones, para el fue más o menos descubrir esta música, hay elementos similares al tango y otras cosas con las que él puede relacionarse”.

Miguel ha trabajado con Klein durante muchos años como parte del grupo Los Guachos, que dirige el argentino y en otros proyectos. “En casa de Miguel escuchamos las versiones originales de los temas”, explica Klein, “siempre hemos compartido nuestros gustos por las buenas canciones. En una época yo hice muchos arreglos para temas de Cortijo e Ismael Rivera y quedé muy pegado con sus músicas. De la misma forma Miguel conoce muchos tangos y temas de Charly García y Spinetta, así que este trabajo estaba con buena perspectiva de entrada”. El arreglista suramericano disfrutó particularmente de “Incomprendido”. Sobre él confiesa: “Ismael Rivera está con Gardel en mi imaginación”.

El saxofonista está en Amsterdam de gira con un trío. Presentará su disco nuevo oficialmente cuando regrese a Nueva York, en el Jazz Standard, del 15 al 18 de septiembre. El 27 de abril de 2012 tocará la música de Alma Adentro en el Centro de Bellas Artes en Santurce con el cuarteto y un grupo de vientos que armará acá.

“La parte que yo consideraba esencial era la melodía, la dejé intacta, no cambié nada, ninguna nota, ningún intervalo, la idea era mantener esa conexión con la versión original”, dice. “Espero que el disco despierte el interés de quienes lo escuchan en conocer más de estos gigantes de la música”.

II

El austriaco Hans Glawischnig toca el contrabajo en el cuarteto de Miguel Zenón. Le preguntamos sobre el proyecto, en inglés:

Were you familiar with Puerto Rican traditional music before working on these three projects: Jíbaro, Esta Plena and now Alma Adentro?

I’ve had exposure to Puerto Rican music through David Sánchez. I played in his band for about nine years and the two recordings we made for Columbia, Melaza and Travesía, were great learning experiences for me. I was not only introduced to Bomba and Plena during these projects, I also had to learn how to abstract these styles without losing the specific flavor of the music.

Miguel first introduced me to the origins of Jíbaro music. But to be honest, I did not hear much of the source material from which Miguel drew the inspiration for Jíbaro or Esta Plena. I believe that Miguel trusted our natural rhythmic instincts to the point where he knew our interpretations would capture the flavor of the music, but he also understood that this is Jazz music. We were not going to recreate Jíbaro music per se, but rather present our individual perspective as a band of the subject matter.

To me, Bolero is an idiom that links Puerto Rico to the cultural Pathos of Latin America. Those songs by Rafael Hernández, Bobby Capó and others have traveled the globe and give non-Latinos a little taste of the emotional landscape of that part of the New World.

How was the experience of performing Esta Plena in your home town in Austria?

Unfortunately we only did two concerts with the Esta Plena project in Austria, but they were very well received. The audiences there are very open-minded and hungry for information, so the master class we did at the Jazz Academy in Graz, my home town, was a great success. We also played many concerts in neighboring Germany and they loved it. Audiences in central Europe tend to have very eclectic musical tastes and will listen even if – and this is important – the music is something they don’t understand or even like.

What was the creative process for Alma Adentro like?

As a band we have come to the point where we know Miguel’s writing style very well, so we are familiar with a lot of the musical devices he uses. So the process of learning this music was not different from previous projects: Miguel sends us the material, we learn the parts he’s composed in advance – and then we rehearse and immediately start performing it. As we play it more and more we start to understand where each section in the music can go. What makes this project a little different is that, for the recording, we added the woodwinds, so we had to alter the arrangements in a minor way.

They brought such a wonderful texture to the whole sound – and I credit the magnificent skills of composer/arranger Guillermo Klein for this – that they made us approach the music in a different way, by making us zoom in on the intent of each part and present it in the clearest way possible.

What else are you doing these days?

I’m going to release a new CD soon featuring a trio with Samir Zarif on saxophones and Eric Doob on drums. I’m playing a different kind of instrument in this band, an acoustic bass guitar, and I wrote a lot of music to showcase this instrument. Stylistically the range is very wide, reaching from Bebop to Rock and Funk, as well as some ambient textures. This whole project is very process-oriented.

Submitted by Courtney on September 7th, 2011 — 10:54am

Add your comment

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.